Invitado de Estrabismo: Silvia Moguel Ancheita - Consejo Argentino de Oftalmología

Invitado de Estrabismo: Silvia Moguel Ancheita

La comisión de Estrabismo confirmó la presencia de la Dra. Silvia Moguel Ancheita (México) durante las Jornadas CAO 2016. Acceda a un breve resumen de su carrera y a un detalle de su conferencia "Por una mirada, un mundo", la binocularidad como elemento de supervivencia.

Breve CV

-Maestría en Neurociencias por la Universidad Pablo de Olavide, España.
-Profesor Titular de Alta Especialidad en Estrabismo, Universidad Nacional Autónoma de México
-Profesor Coordinador del Curso Permanente de Neuroestrabismo.
-Expresidente del Centro Mexicano de Estrabismo.
-Miembro de International Strabismological Association.
-Miembro de European Strabismological Association.
-Miembro del Consejo Latinoamericano de Estrabismo.
-Miembro de la Asociacion Panamericana de Oftalmologia.
-Jefe del Servicio de Estrabismo, Centro Médico Nacional "20 de noviembre".
-Socio titular de la Sociedad Médica del Centro Médico Nacional “20 de noviembre”.
-Miembro certificado por el Consejo Mexicano de Oftalmologia.
-Revisor de la revista Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología.
-Más de 70 documentos publicados: revistas, tesis recepcionales, libros.

Conferencia "Por una mirada, un mundo", la binocularidad como elemento de supervivencia        

La visión es una función cerebral indispensable para el desarrollo adecuado del ser humano. Las estructuras binoculares cerebrales se especializaron en el hombre mágico de Cro-Magnon para quedarse en el cerebro de Homo Sapiens Sapiens. La formación de la vía visual parte de estructuras originadas desde las primeras semanas de gestación, a partir de ellas se forma una gran red visual que estará constituida por kilómetros de neuronas, estas deben realizar conexiones adecuadas para transmitir la imagen recibida a través de los ojos y enviarla al resto del cerebro. El estímulo de esta imagen a otras áreas cerebrales, tanto sensoriales como motoras, permitirá al niño la adquisición de diversas habilidades y funciones que finalmente representará en forma de aprendizaje sus capacidades intelectuales.

La formación inicial de la vía visual durante la etapa de gestación continuará posterior al nacimiento, el estímulo de luz y los mecanismos propioceptivos logran la maduración progresiva de esta vía visual, en el que debe ocurrir una perfecta y coordinada calibración entre los elementos sensoriales y  los sistemas de equilibrio motor. Desde los primeros meses de nacimiento las interconexiones neuronales serán más aceleradas para lograr que a los 4 meses de edad y así de temprano, el niño esté apto para coordinar los movimientos de sus ojos y enviar imágenes simultáneamente, a la misma velocidad y con la misma calidad, por ambos hemisferios cerebrales y de este modo, poder integrar en áreas especializadas de la visión una sola imagen estereoscópica con características complejas de color, movimiento, profundidad y contraste que será dirigida hacia los sistemas  motores para la adecuada coordinación de las manos, prensión, alcance, posición, propiocepción, espacio, etc., y que debe tener la suficiente calidad para permitir al niño adquirir otras habilidades como por ejemplo, dar sus primeros pasos, reconocer rostros, empezar a hablar y obtener funciones de aprendizaje a corto y largo plazo para el resto de la vida.

La falla en la formación de la vía visual puede impedir la adecuada estructura de la imagen tridimensional con las consecuencias negativas sobre el resto de las funciones cerebrales que dependían de esta para su formación ulterior. La presencia de cualquier desviación visual hacia los 2- 4 meses de edad impedirá la adecuada formación de la vía visual. Los efectos secundarios por un estrabismo temprano en el niño se asocia a falta de desarrollo visual y daño neuronal y  al persistir el daño impide  la visión binocular y estereoscópica que puede repercutir en el retraso de habilidades visumotoras, dificultades para el aprendizaje, y bajos niveles en algunos tipos de inteligencia.

La rehabilitación temprana de los niños permite diversos grados de recuperación que dependen directamente del tipo de estrabismo pero también de la premura con la que se inicie el tratamiento. Debe comprenderse que la estructura cerebral del niño en desarrollo tiene conexiones neuronales delicadas y lábiles. El conocimiento de los cambios neuroquímicos y de las estructuras binoculares nos permiten establecer una neuro-rehabilitación más eficaz en los niños y por primera vez en la historia del estudio del estrabismo, las posibilidades en el adulto.

Es cuando percibimos simplemente a través de una mirada, un mundo.