Cono Sur 2011

Luego de cinco semanas de cursada intensiva, finalizó el 3 de marzo de 2011 una nueva edición del Curso de Educación Superior en Oftalmología del Cono Sur, la primera trass un parate de varios años. Los veinticinco cursantes, originarios de siete países distintos, se congregaron esa misma tarde por última vez en el auditorio del Consejo Argentino de Oftalmología, convocados por los organizadores para realizar un balance conjunto y expresar opiniones, críticas y sugerencias.

Gran parte de los cursantes decidieron su inscripción gracias a las excelentes referencias que habían recibido por parte de sus profesores, muchos de los cuales habían sido alumnos del curso. Por ello, los organizadores se interesaron en conocer las opiniones de los alumnos para comprobar si la cursada había estado a la altura de sus expectativas. Consultados al respecto, respondieron al unísono con un rotundo “si”, seguido de una ronda de aplausos que despejó toda duda y permitió asegurar que la esperada reedición del curso había sido un éxito.

Los primeros pasos

El acuerdo entre el Consejo y la Asociación Panamericana de Oftalmología para reflotar el proyecto no fue más que el puntapié inicial para varios meses de esfuerzo y dedicación. Una vez asegurada la reedición del curso, se comenzó a delinear el programa científico preliminar, a proponer una serie de actividades de socialización y entretenimiento para los alumnos y a contactar a los futuros disertantes. En total, se seleccionaron más de 170 profesionales de Argentina, Perú, México, Chile, Brasil y Costa Rica, quienes participarían tanto de forma presencial como vía teleconferencia. La industria también dijo presente, y el sponsor principal de curso, Laboratorios Alcon, puso a disposición sus instalaciones de Puerto Madero para organizar wet-labs que se desarrollarían una vez por semana. Los contenidos se separaron finalmente en cinco módulos, y se determinó que el formato para los encuentros se organizara en clases teóricas por las mañanas más análisis de casos clínicos por las tardes.


Pero más allá de los contenidos, el evento planeaba propiciar otra serie de detalles que enriquecerían la cursada. “El asistente no solo tiene la posibilidad de contar con toda la información actualizada, entregada por los líderes de cada una de las áreas, sino que también tiene la posibilidad de crearse de una red de contactos. No me refiero solamente al contacto con los profesores, sino también al intercambio entre los alumnos, que podríamos decir que es uno de los valores más importantes de este curso”, explicó el Dr. Marcelo Reinhart, coordinador del quinto modulo del curso.

Un ambiente propicio

Una vez que iniciaron las clases se buscó propiciar un clima de cordialidad entre los alumnos. “El curso no solo tuvo lo científico, sino que a nivel del grupo humano estuvo buenísimo. Mario Saravia se encargó de romper el hielo nosotros, ya que ofició de nexo fundamental y logró que la convivencia fuera más amena, que nos hiciéramos amigos entre los cursantes. Dado que todo veníamos de distintos lugares de la región, fue fundamental para que nos sintiéramos más cómodos”, comentó el Dr. Alfredo Stone, de Mendoza.

La cuestión humana terminó siendo uno de los factores más destacados por los cursantes en sus balances personales. La Dra. Ana Gutiérrez, de Venezuela, comentó al respecto que “me decidí a venir porque me pareció una propuesta importante a nivel científico. Realmente impactaba la forma en que se presentaba como el “Curso de Especialistas del Cono Sur”. Y lo más positivo que me llevo del curso es la gente, la relación con mis colegas. También la buena predisposición de quienes trabajan en el Consejo, que se ha portado de mil maravillas para con nosotros”.

El nivel científico

Los cursantes absorbieron cerca de 180 horas de clases en total durante las cinco semanas que duró el curso intensivo. Los contenidos se separaron en cinco módulos, uno por semana, y las charlas se desarrollaron en un ambiente instructivo e interactivo, con infinidad de dudas que fueron contestadas durante los encuentros.

“Lo bueno de este curso es que uno puede preguntar desde lo más básico a lo más específico, que a lo mejor en un congreso uno no se anima. Acá no hubo miedos: si uno pregunta una burrada, la pregunta. En otros entornos uno no pregunta, se queda con la duda, y a lo mejor después se olvida del tema y no soluciona nada. Aquí tuvimos la oportunidad de llegar hasta el fondo en cada tema”, expresó el Dr. Stone. En esa misma línea opinó la Dra. Carolina Cessio, de Uruguay: “no solo el nivel disertantes fue  excelente, sino que encima se podía preguntar. Eso resultó muy didáctico para todos nosotros y fue un elemento destacable de la cursada. También sucedió que las dudas que expresaban los demás compañeros terminaban mejorando nuestros propios enfoques”.

Las charlas presenciales alternaron con videoconferencias originadas desde distintos puntos de Latinoamérica. “La posibilidad de poder escuchar a referentes internacionales, gracias la videoconferencia, fue un gran aporte para toda esta plataforma a nivel educativo”, comentó el Dr. Enrique Escurra Maza, de Paraguay. “El soporte técnico del curso fue muy bueno, y permitió aclarar dudas con los disertantes”.

También se valoró positivamente la inclusión de contenidos no relacionados directamente con la oftalmología, pero que hacen al desempeño cotidiano de los especialistas del mañana. Entre los más destacados figuró una charla de Mauro Naddeo, vicepresidente de Allergan Latinoamérica, sobre habilidades de comunicación. “Podría haber venido a hablar de mi compañía, los productos, etc. Pero me parece que cada vez más la industria, como socio estratégico de la medicina y de la formación de los médicos a través del aporte de recursos, tiene la posibilidad de apoyar para diferenciarse. Entonces no quisimos solamente hacer un aporte financiero, sino que aceptamos la participación en la agenda e incluimos otro punto de vista, que en este caso fue disertar sobre habilidades de comunicación, para de esta forma agregar valor a la formación del profesional”, resumió Naddeo.

Jornada de cierre

Luego de la charla que mantuvieron los asistentes al curso junto al Dr. Saravia, comenzó una ceremonia muy particular. La Dra. Gutiérrez proyectó una serie de fotografías que habían recolectado los cursantes durante las pasadas semanas mientras resumía, desde un tono afectivo, todo lo que había significado el paso por el curso para cada uno de los jóvenes oftalmólogos. Luego organizaron una entrega de reconocimientos a cada uno de los participantes, entregando un recordatorio que incluía un apodo humorístico para cada uno de ellos. Finalmente entregaron una plaqueta recordatoria al Dr. Ernesto Ferrer, presidente del Consejo, quien en nombre de los organizadores agradeció por ese emotivo y afectuoso cierre. Como todo parece indicar, el paso de estos veinticinco profesionales por Buenos Aires no quedará en el olvido, tanto por lo científico y lo vivencial como por lo humano.

Participaron de esta edición los Dres. Angela María Da Graça Aragón Almanza, Myriam Cecilia Torres de Coronel, Viviana Elizabeth Cattebeke Pedrozo, María Laura Lluviera, María Clarisa Mannise Etchemendy, Ana Alexandra Gutiérrez García, Enrique Escurra Meza, Germán Antonio Rodríguez Álvarez, Gabriela Lucía Pagano, Verena Reinante, Alfredo Stone, Noelia  Brossard Biscardi, María Carolina Cessio Vulcano, Verónica Beatriz Alves Izaguirre, Carmen Luz González Ramírez, Juan Nicolás Cossos Jorgensen, Mauro Gaidolfi, Gisela Barcat Angelelli, David Richard Mayaute Quispe, Jorge Luis Marceillac, Andrea Barral, Ana Inés Gregoret, Mauricio Yapur, Emiliano Florian y Aline Hackbart. 

Ver más imágenes aquí.

CONSEJO ARGENTINO DE OFTALMOLOGÍA
Tte. Gral. Juan D. Perón 1479, P.B. (c1037aca). Buenos Aires, Argentina. Teléfono +(5411) 4374-5400 (líneas rotativas). Contacto

facebook twitter youtube linkedin google+

© copyright 1999-2015 Consejo Argentino de Oftalmología